Las sopladoras de hojas esparcen en el ambiente, por medio de la nube de polvo que generan, materias infectadas.

Materias infectadas procedentes de los esputos o vómitos desecados y basuras, que contienen microorganismos transmisores de la hepatitis, fiebre tifoidea, tuberculosis, cólera, salmonelosis y otras enfermedades. Entre estas materias infectadas pueden existir heces y orina de las ratas y ratones.